martes, 13 de noviembre de 2007

Borrachos


Esto de la (cutrísima) foto es un borracho. Un dulce típico de mi pueblo, de aspecto sencillito y humilde, pero de un sabor muy peculiar. Conozco a mucha gente que tras probarlo se engancharon irremediablemente a él.

En la zona de la Mancha donde me crié, tradicionalmente se cocinaba en peroles o sartenes sobre la llama de leña (sarmientos principalmente), y en pucheros sobre ascuas. El horno no exisitía en los hogares campesinos, sino que se aprovechaba el del panadero para cocer allí de vez en cuando determinados platos. En cuanto a la repostería, abundan por ello las recetas "de sartén", es decir, dulces fritos en aceite de oliva, como rosquillos, flores, tortillas, etc

Los borrachos, sin embargo, son una excepción puesto que se cuecen en el horno. En casi todas las casas había enormes latas (bandejas) para llevar a la panadería cada vez que se querían preparan manjares horneados para fechas señaladas.

La base del borracho es la masa del pan sin cocer (aunque no sabría decir si del pan candeal "sobado" o del que lleva menos amasado y más levado, llamado "hueco"). Cuando una familia iba a hacer borrachos encargaba al panadero unos cuantos panes crudos y una vez "reelaborados" en casa se llevaban al horno cuando éste estuviera vacío.

A la masa del pan se le añade huevo y ralladura de limón y/o naranja (aunque se puede prescindir de ellos) y vino blanco en pequeñas cantidades, puesto que al ser una masa ya trabajada y levada, y que no se añadirá una cantidad significativa de harina, sólo podrá absorber pequeñas cantidades de líquido. También se le añadirá generosamente aceite de oliva crudo y azúcar y se amasará en una mesa enharinada hasta que se transforme en una masa brillante por efecto de la grasa y ligeramente amarillenta. Una vez trabajada se extiende en un rectángulo, se le pone en la superficie azúcar y aceite a tutiplén y se le hacen las dobleces características que se pueden ver en la foto.

El hueco central tiene que quedar rebosante de estos dos ingredientes que en el horno darán lugar al quid del borracho, es decir, a lo que hace que ese ex-pan se transforme en un dulce jugoso, ya que esconde en sus pliegues la "melcocha" que surge cuando el azúcar se funde en el aceite durante el horneado.

Repito: el aspecto no es nada sofisticado, y los ingredientes menos aún (pan, azúcar, vino y aceite) pero os puedo asegurar que tiene un sabor increíble, sorprendente y ¡adictivo!

9 comentarios:

ibancito dijo...

HOLA!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Qué guay que tengas blog y QUÉ MARAVILLOSA MANERA DE EMPEZARLO. Yo tengo una gran carencia Manchega, y no sé si será por eso, pero me encanta leer y dejar volar mi imaginación con los productos tan auténticos de esa tierra. Hace poco puse una receta de Atascaburras en el blog, no sé que tal estaría para un manchego. Así que estuve leyendo mucho sobre temas manchegos; un post sobre almortas sería bienvenido por mi parte ;). Este postre que describes (no sé por qué no puedo ver la foto) se me antoja fantástico, el tipo de cosas que vengo reivindicando últimamente yo desde mi e-tribuna :)
Te felicito por tu blog y te animo a que sigas contándonos las delicias de tu tierra, las cosas perdidas que desaparecerán si gente como tú no las saca.
Yo estaré mirando con mucha atención!!

*Ah, veo que sólo gente registrada en Blogger puede comentar. Si "abres" los comentarios (alguna opción fácil de configurar en el panel de control) todo el mundo podra dejarte sus comentarios (tan sólo una idea).
Ibán (de ¿te quedas a cenar?)

angel damian dijo...

juer, a mi lo que más me gusta del borracho es como huele la tienda en los que lo venden, porque el borracho asi con su liquidinchi....

Mar dijo...

Mil gracias, Ibán, por avisarme de que tengo que "abrir" los comentarios (ufff, con lo bien que se me da abrir latas y lo mal que se me da la informática...)
Ya vi tu receta de atascaburras (aunque no es una receta de la parte de la Mancha que yo conozco)y sobre todo tu pilpil de piquillos que ¡¡¡me encantó!!! No sabía que los pimientos pudieran pilpilizarse.
Y tranqui, que pronto habrá una entrada con la gachas y la harina de titos (almortas) :P

Mar dijo...

Jopé, Ángel, pero no has leído que lo rico del borracho es el liquidinchi? :P
No tienes remedio...

nopisto dijo...

Pues bienvenida a la blogsfera, y gracias por reivindicar los sabores de La Mancha, todo un mundo por descubrir el de las gachas, el morteruelo, las migas...Dios, que me relamo de gusto.

Mar dijo...

Muchísimas gracias por visitar mi blog, Nopisto, espero que disfrutes de las recetas y folclores varios de esta página.

don paquito dijo...

ay los borrachetes, ay los borrachetes...
yo es que es ver un borracho, y me viene san isidro y los chalets..

ay qué ricos los borrachetes, rico, quieres un borrachete?

Inmaculada (Adi) dijo...

Estoy revisando tus recetas y me encantan... me parecen auténticas, recetas de siempre y que no deben perderse, y como soy tan golosa, esta de los borrachos ya te la estoy "fusilando" y la haré en cuanto surja la oportunidad de compartirla con otros, más que nada para no zampárnosla entera mi contrario y yo.
Ah, si no te importa, pondré un enlace con tu página en mi blog para que más gente disfrute con tus recetas.
Un saludo.

Mar dijo...

Gracias, Adi. Espero que con lo experta panadera que tu eres no te de miedo hacer borrachos en casa...Ya me contarás si es así y qué te han parecido.
Besos.