martes, 27 de noviembre de 2007

Crema fácil de alcachofas (que no sólo de manchegadas viven los manchegos)

Razones que tuve para hacer (años ha) mi primera crema de alcachofas congeladas:
1- Me pirran las alcachofas frescas (pero no los engendros acidulados que venden en lata o tarro bajo el mismo nombre)
2- Me pirran las cremas de verduras naturales (pero no los engendros industriales...etc)
3.1- No tengo ganas de ponerme a pelar alcachofas
3.2- No es temporada de alcachofas

Con estas tres premisas, la solución era echar mano del congelador y ver qué tal. El resultado fue el de la foto, ya que las alcachofas congeladas no se oscurecen.

Crema fácil de alcachofas:

-1 bolsa de alcachofas congeladas de 400g
-2 dientes de ajos pelados
-100g de jamón serrano cortado fino
-750 ml de agua
-aceite de oliva virgen extra
-sal
-pimientas variadas
-perejil
-2 quesitos o 3 cucharadas de leche evaporada o 3 de nata para cocinar o ná de ná

Poner en una cacerola un chorro de aceite de oliva (3-5 cucharadas) y freír ligeramente el jamón. Sacar y reservar.
Aplastar los ajos y pocharlos a fuego lento en el aceite del jamón, cuando estén confitados, añadir las alcachofas sin descongelar. Salar y añadir el agua. En el momento que rompa a hervir, cocer 20 minutos a fuego lento.
Pasado este tiempo añadir los quesitos y triturar con la batidora. Pasar la crema por el chino o por un colador para evitar las posibles fibras de la alcachofa. Probar de sal y rectificar si es necesario.
Para servir, espolvorear con un poco de perejil y molinillo de pimientas variadas y adornar con el jamón que habíamos reservado.

A mi me gustan las cremas claras (y el chocolate espeso) por lo que añado 750ml de agua para esa cantidad de alcachofas. Si os gusta más densa podeis reducir la cantidad de líquido, añadir más alcachofas o espesarla con harina de maíz o arroz.


1 comentario:

Inmaculada (Adi) dijo...

Santa razón tienes, es una pena ver en lo que se convierten unas alcachofas cuando las enlatan, saben a una cosa rarísima, ácida que te mueres y con una pinta lánguida que dá pena... la pobre alcachofa queda con una pinta de Dama de las Camelias que asusta.
Me gusta la receta de esta crema. Intentaré conseguir alcachofas frescas y le daré una alegría a mi contrario. Besos.