jueves, 29 de noviembre de 2007

Duelos y quebrantos


Sólo un plato tan rico podía tener un nombre tan bonito, ¿verdad? Además es sencillísimo de hacer y de los que aprovechan los restillos que puedas tener por el frigo. Eso sí, no hay que pasarse con la dosis, porque es una comida "diseñada" para reponer las fuerzas perdidas trabajando en el campo (arando, cavando huertas, quitando bajeros, podando olivos...)
Los ingredientes de esta bomba calórica (va por ti, Pedrito) son los que habitualmente podías encontrar en una despensa manchega: huevo frescos de las gallinas del corral familiar, sesos (aunque en muchas recetas no los incluyen, yo siempre los pongo porque soy fan de esta víscera) y productos caseros de la matanza del cerdo: Jamón y/o tocino curado, panceta, chorizo, etc.

Duelos y quebrantos (para 2 personas de buen comer)

-1 seso
-1 chorizo hermoso o 2 medianos
-1 tira de panceta gruesa
-100g de jamón serrano
-3-4 huevos frescos
-sal
-aceite de oliva virgen

Quitar la corteza a la panceta, cortarla en trozos de 3 cm de grosor y freírlos en muy poco aceite de oliva con sal, a fuego suave, hasta que estén dorados y crujientes por fuera y jugosos por dentro.
Mientras, lavar los sesos y cortarlos en pequeños trozos, limpiándolos de venas.
Cuando la panceta esté hecha, sacarla de la sartén, desechar la grasa que haya soltado, y poner en ella los chorizos cortadas en rodajas no muy finas.
Cuando el chorizo esté, retirarlo de la sartén y reservarlo junto con la panceta.
Desechar de nuevo la grasa del chorizo y freír los sesos en un chorrito de aceite de oliva con un poco de sal.
Cortar el jamón en trozos de unos 5cm y batir los huevos sin añadirles sal, puesto que el jamón aportará la suya.
Cuando los sesos ya estén fritos (5-10 minutos), añadirles la panceta, el chorizo, el jamón y los huevos. Remover el revuelto mientras cuaja y sacarlo del fuego cuando esté hecho pero jugoso.
Servir y comer con pan tierno.

Como dije, es una bomba energética, pero deliciosa. Acompañando los duelos y quebrantos con una buena ensalada verde o una cremita de verduras, y desechando la pringue (grasa) de la sartén de la panceta y el chorizo, es una comida que nuestras venas y arterias pueden permitirse de vez en cuando, ¿no?




3 comentarios:

Ibán dijo...

Pardiez! un plato quijotesco :)
¿Y algún "pichón por añadidura" no tendrás o qué?
Qué bueno y qué bueno, llevas una semanita que-pa-qué, un acierto tras otro! Enhorabuena.

Lo de los sesos me ha parecido ya el demasié...

Mar dijo...

¿Pichones? Claro que sí, mis padres crían y no veas que buenos caldos hacen...lo que no tenemos son adargas antiguas ni rocines flacos! Pero como no son comestibles, no hay problema ;-)

Pedro dijo...

Se me hace la hernia agua leyendo la descripción, arf, arf, arf...