miércoles, 12 de diciembre de 2007

Tesoros venidos del corazón de la Mancha (II): arroz caldoso con pollo de corral

Esto es pollo de corral, de los que crían mis padres en el pueblo con cebada, candeal y algo de maíz, de alfalfa y recortes de verduras, aunque si por las gallinas y pollos fueran, se atiborrarían de pienso compuesto, que les vuelve literalmente locos (¿Es sabia la naturaleza de estos animalicos?)
El sabor de esta carne es el genuíno, nada que ver con la de los pollos del súper a los que estamos acostumbrados, por lo que al principio puede resultar fuerte o extraño. Esta carne además tiene mucho carácter, es más fibrosa y necesita de una cocción más prolongada, debido a que el crecimiento y engorde es mucho más lento que el de los pollos "industriales" y a que andan por el corral correteando libremente en busca de congéneres enfermos a los que matar a picotazos (entre otros inocentes pasatiempos de estos bichos del demonio)
Tradicionalmente, la mejor manera de disfrutar del pollo era cocinándolo con arroz porque había que hacer que cundiese y diera de comer a una familia labriega bastante numerosa. Se acompañaba de los productos de la huerta y era un plato para las grandes ocasiones.

Como veis en esta foto, el muslo posee una carne muy roja y con grasa amarilla, mientras que la pechuga es rosada. El contraste es grandísimo...¿diríais que son partes del mismo animal?
Y bueno, basta ya de charla que nos vamos a la receta:

Arroz caldoso con pollo de corral (donde comen 4 comen 8...)

-Pollo de corral en trozos medianos
-2 vasos de vino llenos de arroz
-8 vasos de vino llenos de agua
-azafrán
-1 tomate
-1 pimiento chorrón (pimiento rojo duce seco) o 1/2 rojo fresco
-1 pimiento verde pequeño
-ajos
-250g de judías verdes
-un puñado de setas secas
-1 hoja de laurel
-pimienta negra
-aceite de oliva
-sal

En una sartén poner aceite de oliva, salar el pollo y freírlo a fuego fuerte hasta que esté dorado. Reservar este aceite.
Poner el agua con el pimiento chorrón, y el laurel a hervir en la cacerola donde vaya a hacerse el arroz, añadir el pollo dorado y dejar cocer a fuego lento durante una hora y media.
En el aceite del pollo hacer el sofrito con el pimiento verde, las judías verdes, tres dientes de ajos enteros, el pimiento rojo si no se usó el chorrón, el azafrán y sal. Cuando estén pochados, añadir el tomate pelado y sofreír hasta que se evapore su agua.
20 minutos antes de que el pollo esté, añadirle el sofrito y las setas secas. Cuando el pollo haya hervido hora y media añadir el arroz junto con la pimienta y sal si fuera necesario.
Dejar cocer 20 minutos, apartar del fuego y dejar reposar 5 minutos.
El arroz debe quedar meloso y con caldo, para comer con cuchara. Algo así:



6 comentarios:

Rosa dijo...

Madre mía quien pudiera meter la cuchara en esa perola. Un resultado de lujo.
Besos

angel damian dijo...

POLLO??? Ha dicho pollo y lo que sigue!!

Inmaculada (Adi) dijo...

Ay Mar, como me recuerda este pollo de corral al "Gallo de Navidad" que prepara mi tía todas las Nochebuenas en su casa... caldosito también y con arroz.
Si es que no hay como una buena comida para evocar buenos momentos con la familia, verdad?
Besos.

Mar dijo...

Hola, Adi. Es que este plato era de fiesta, y qué mejor que la nochebuena, no?
la pena es que ahora la gente pondría cara rara de "este pollo sabe a pollo, puaj"
En fin...

Estrella dijo...

que buena pinta tiene el arroz y lo que dices del sabor tienes toda la razon es que el pollo de corral es inigualable.

Anónimo dijo...

He comido muchos arroces en mi vida, pero nada parecido a un buen arroz con pollo de corral hecho a la antigua, osea, con leña. Madre mia!! Para morirse. Pero eso si, CALDOSO