martes, 15 de enero de 2008

Cocina fácil para Diana: bizcocho de yogur


Este clasicazo repostero mi madre lo borda. Y es que lleva muchos años haciéndolo (¡¡aún conserva la agenda de la Caja Rural del año 1982 donde la apuntó por primera vez!!).
Tantos años de experiencia preparando este bizcocho, casi semanalmente, hace posible que pueda saltarse olímpicamente algunas cosas de la receta original...vamos, que lo "tunea" como quiere: hay veces que le pone canela, otras crema pastelera, casi siempre lo cubre con chocolate, el yogur se lo pone de plátano o coco, la harina va a ojo (como explican las recetas de siempre: "harina, la que pida") el aceite lo mide con una taza que lleva por casa desde los tiempos de Maricastaña, y que como dice mi madre, "esta cantidad le va mejor" y el resultado siempre es el mismo: IM-PRESIONANTE
Y digo yo, que esta maestría con el bizcocho de yogur podría tener un componente hereditario, no? Pues no es el caso, porque a pesar de que me sale muy rico, nunca supero la jugosidad del de mi madre...

Bizcocho de yogur:

-3 huevos
-1 yogur de limón
-1'5-2 envases de yogur llenos de azúcar
-3 envases de harina
-1 envase de aceite de oliva frito y frío* (o de aceite de girasol o semillas).
-la raspadura de la piel de un limón
-1 sobre de levadura química (la Royal de toda la vida o cualquier otra marca)

Se precalienta el horno a 180º.
Se baten los huevos y el azúcar con la varilla hasta que se pongan en plan fiesta de la espuma, se añade la ralladura de limón y el yogur y se mezcla bien hasta que éste se disuelva en el huevo. Se añade el aceite de oliva frito y frío* y se bate bien para incorporarlo del todo.
Se pone la harina con la levadura y se mezcla bien para evitar los grumos.
Se unta con un poco de aceite o mantequilla un molde de unos 1'2 litros, se vierte en él la masa (no debe llenarse hasta el borde, porque si no al hornearse y crecer se saldría) y se mete en el horno precalentado a una altura media durante 30 minutos.
Los 10 primeros minutos es muy importante no abrir la puerta, pero pasado este tiempo, si vemos que la superficie se tuesta demasiado, podemos tapar el molde con papel de aluminio.
Pasados los 30 minutos pinchamos el bizcocho con un cuchillo, si sale limpio, ya está. Si no, repetir la operación 5 minutos más tarde o hasta que la masa esté cuajada.

* Para freír el aceite de oliva: se pone en una sartén el aceite
, algo menos de un envase de un yogur (porque cuando se calienta "crece", aumentando de volumen) a fuego medio. Cuando comience a humear, se retira del fuego y se deja enfríar 20 minutos.

A tener en cuenta:
- Cuanto más tiempo esté el bizcocho en el horno,
una vez cuajado, menos jugoso saldrá.
- Cuanto más estrecho y profundo sea el molde, más tiempo tardará en cuajarse. En un molde de cake como el que usé para el de la foto tarda más que en una fuente rectangular y baja de la misma capacidad.
Si se hace con el doble de ingredientes, se puede poner la masa directamente sobre la bandeja del horno engrasada, tardando unos 20 minutos en cocerse. Tendremos entonces una plancha de bizcocho de dos dedos de altura.
- Se puede sustituir la levadura por la misma cantidad de bicarbonato sódico o de gasificante para repostería (como el de Mercadona o las gaseosas del tigre). Son el mismo tipo de levaduras químicas, pero más baratas.


Este bizcocho de la foto lleva harina integral, yogur de coco y ralladura de naranja y de lima


10 comentarios:

la sopa gansa dijo...

perfecto, perfectoooooo!
no sabes como se agradecen esas recetas!
Yo conservo una agenda del año 65 (ahi es nada!)de mi madre, con sus croquetas y su tarta de chocolate apuntada a mano, que guardo como un tesoro. No te imaginas que sensaciones cuando he leido esto, de verdad, gracias por compartir esta receta con nosotros, que maravilla
Un beso grande

Irene dijo...

Hola MAR!he entrado atraves de otr blog, este bizcocho te ha quedado fantastico y ni te cuento del mojete de acelgas, me ha encantado.
Saludos!!

Mar dijo...

Muchas gracias, Sopa Gansa. Fue esta navidad cuando encontré en un cajón la agenda del 82 y me di cuenta de ¡¡¡¡que habían pasado 25 años desde que una amiga de mi madre le dictó esa receta!!!! y me impresionó con qué nitidez recordaba ese momento...
Eso sí, esa agenda del 65 debe ser como la piedra rossetta de tu cocina...cuando quieras nos descifras esa receta de tarta de chocolate (si es que no ya en tu blog)
Besos.

Mar dijo...

Hola Irene, bienvenida a los sabores perdidos. Acabo de visitar tu blog y me has dejado boquiabierta con ese roscón de reyes.
A Dios pongo por testigo que el año que viene lo hago yo en casa (ensayaré antes un poquito) con la receta que has puesto!!!
Saludines.

OLGUIS dijo...

te ha quedado estupendo.
A mi me fascina los bizcochos y te doy una idea para la proxima lo puedes rellenar de leche condensada o cubrirlo con leche condensada.
Saludos
olga.

Mar dijo...

Hola, Olga, bienvenida al blog. Veo que eres golosa, eh? Lo malo de abrir un bote de leche condensada es que se acaba muy pronto...igual que el bizcocho!!
Ahora me paso por tu blog a ver que cosilla nueva puedo preparar este fin de semana...
Besos.

la sopa gansa dijo...

Hola Mar, pasate por nuestra cocina que te hemos dejado un regalito
saludos

Bea dijo...

Bueno Mar... el bizcocho del "guyú" es un clasicazo.... y me encanta como describes los tuneos de tu madre, sobre todo lo de la taza medidora, jaja(en todas las casas hay una, te lo aseguro).... Yo también tengo una libreta de mi madre con las recetas que le daba mi tía.. que era una "super-repostera"... yo creo que de ahí me debe venir la afición, de ver a mi tía batir la mantequilla con el azúcar para hacer aquellos deliciosos plum-cake!!! Gracias por la receta... deliciosa. Bea

regi dijo...

eooooooooooo
pasate por mi cocina

Mar dijo...

Muchas gracias a Sopa Gansa y a Regi por su "sorpresita". ahora mismo me pongo con ello.

Hola, Bea. ¡¡No me digas que en tu casa el cásico era el plum cake con su mantequilla bien batida!! Qué suerte, ni me imagino cómo debía de estar de bueno.
Besines a todos.