martes, 15 de enero de 2008

Mojete de acelgas


Este es un sabor perdido en casa, donde se comen todas las semanas acelgas,aunque ya nunca preparadas de esta manera.
Sin embargo, mi tía recuerda perfectamente ese sabor de su infancia, cuando las acelgas tenían la delicadeza que sólo pueden tener las que son recién cortadas en la huerta de casa y guisadas en la lumbre de sarmientos.

Mojete de acelgas (para 4 personas)

-1 manojo hermoso de acelgas (1-1'5 kg)
-2-3 tomates rojos
-1 cucharada de pimentón
-4 dientes de ajo
-4 huevos
-aceite de oliva
-sal

Se lavan las acelgas y se cortan en trozos de 4 cm. Se ponen a cocer en poca agua con sal 20-30 minutos.
Una vez cocidas se cuelan, reservando el agua de cocción.
En una sartén o cazuela se pone aceite y se sofríen los ajos cortados en láminas, cuando comiencen a dorarse se pone el pimentón y los tomates pelados y picado en trozos muy pequeños.
Cuando el tomate haya perdido toda su agua se añaden las acelgas y se refríen con el tomate 5 minutos removiendo bien para que se mezclen los sabores.
Se añade entonces un vaso de agua de cocer las acelgas, se tapa y se deja hervir otros 5 minutos. Se baten los huevos, se ponen sobre las acelgas y se dejan cuajar.
Se aparta la cazuela, se deja reposar un poco y se sirve.

Al mojete le va muy bien el jamón en dados, añadidos con el tomate del sofrito y también las chirlas y gambas.

14 comentarios:

angel damian dijo...

JAJAJAJA!! Y yo me las comí!!! Ummm que ricas... :D

Mar dijo...

Es verdad, estaban realmente buenas. Una gran combinación de sabores. Gracias por ser conejillo de indias :P

Soraya dijo...

Estas acelguitas estan super buenas, y asi tal como dice la receta son muy naturales y provocan mas aun comerlas.

Un abrazo,

Soraya

regi dijo...

Tienen una pinta estupenda
mañana toca acelgas en cuanto me vista voy al mercado a comprar

Josemari dijo...

Muy original la receta Mar. Sácale más recuerdos a tu tía. Éxito seguro. Buen día

Mar dijo...

Soraya y Regi:
Ya os digo que hasta a mi me sorprendieron, están muchísimo más buenas que como suelo tomarlas en casa: rehogadas con ajito y jamón (que están de muerte, también, ojo)
Los sabores combinan muy bien y con estos fríos es muy reconfortante que lleven un poquito de caldo.
Regi, gracias por visitar mi blog. Ahora mismo me voy a echarle un vistazo al tuyo.
Besos.
Josemari:
Es lo que tienen las recetas tradicionales, que cuando caen en el olvido y luego, con suerte, las "desempolvamos" nos sorprenden gratamente.
Que nuestros antepasados, por muy antiguos que fueran, no eran tontos a la hora de comer (lo poco que había)
Besos.

regi dijo...

muchas gracias por tu comentario.
No sabes la ilusion que me hace poder conocer a gente con gustos similares a los mios.
Me pasaré cada día por aquí para descubrir los sabores de tu tierra
Un beso

la sopa gansa dijo...

Hola Mar, me encanta esta receta y tu blog!
te visitare a menudo!
que gracia la recomendacion sobre los ajos, mi marido, cuando viviamos en Madrid, los plantaba todos los años, y me ha traido muy buenos reucerdos!
un abrazo

Rosa dijo...

Me gusta como explicas tus recetas. Esta como siempre estupenda y la verdad nada como las verduras recién cortadas en la huerta de casa y guisadas en la lumbre de sarmientos.
Besos

Mar dijo...

Hola Sopa Gansa, muchas gracias por visitar mi blog. El tuyo para mí ha sido todo un descubrimiento. Besos.

Hola, Rosa. He leído tantos libros de cocina que se explicaban tan requetemal, que para mi, la prioridad en transmitir las recetas es que las entiendan tanto los novatos como los expertos.
Besos.

Iban dijo...

Muy buena y casera esta receta. Ultimamente estoy haciendo las acelgas (sin las pencas) directamente en la cazuela, como las espinacas, sin cocerlas. Encuentro que salen muy buenas para este tipo de plato "rehogado". Eso si, como dices....solo si las acelgas son tiernecitas y suaves. Porque si no, puede resultar demasiado amargo.

Fascinante lo de la sopa migueleta. Gracias por compartir todas estas cosas!!

Su dijo...

Como me gusta, mi abuela hacia algo similar, la verdad, haces honor al nombre de tu blog. Felicidades

Mar dijo...

Hola Ibán.
Las acelgas tiernas son otro mundo, verdad? Como bien dices, cuando las hojas son tiernas como mejor están es directamente a la sartén. Y las pencas tiernitas y crujientes (que se rompen haciendo el mismo chasquido que los habichuelos -vainas- cuando están que se salen) con asomarlas un poquito al agua salen de muerte.
Lástima que cuando dices "acelgas para comer" la gente a la que quieres invitar salga corriendo...

Su: ¿Cómo eran las acelgas que preparaba tu abuela? cuenta, cuenta...

Saludos a todos y buen fin de semana.
Besos.

Su dijo...

Igual que las tuyas pero sin los tomates rojos, pero asi vistas, me trajo unos recuerdos...