jueves, 4 de septiembre de 2008

¡¡El ataque de los tomates!!

Uno de los productos donde más se nota la calidad de vida que vamos perdiendo son los tomates: cada vez cuestan más y tienen menos sabor.

Para remediarlo, mis padres plantan desde hace años en verano una pequeña huerta

donde hemos ido descubriendo con la práctica que el buen tomate, aún cultivándolo en casa, es una especie esquiva y casi en extinción, ya que a veces hemos comprado matas que dieron frutos de muy mala calidad y sin sabor (eso si, duros como piedras y que podían aguantar la vuelta al mundo en cajón sin una sola magulladura) o que presentaban un extraño centro amarillo y fibroso incomestible.
Para no perder la tradición de coleccionar "ovejas negras", este año nos hemos topado con unas matas que dan frutos gigantones a los que se les abren rajas y comienzan a pudrirse sin llegar nunca a colorearse del todo:


Eso si, ahora plantamos varias matas de diferente tipo y así, aunque algunas "salgan rana", tenemos otras que nos aseguran tomates de calidad.
Estas son las de cherry de rama:

Estos tomates son la "peste", cada mata tiene cientos de ellos y a pesar de su mínimo tamaño merecen la pena porque el sabor siempre es buenísimo. Al loro con la foto de detalle:

Otras matas son de tomates "molletudos" tipo raff:

Otros son más gordotes, redondos y lisos pero también de gran sabor; lo bueno que tienen estos tomates carnosos es que cuando están muy maduros siguen estando tersos y al cortarlos, el plato se llena de agua:

Y por último, estos de culete puntiagudo, carnosos, jugosos y de sabor ligeramente ácido:


Este año los tomates han ido tardíos y en julio aún no los habíamos probado, sin embargo, agosto fue la explosión tomatera. No hay más que ver las matas, de pequeño tamaño y algo cutres (el clima manchego no da para selvas del Amazonas) pero llenitas de regalos:

Y cada dos o tres días, esta "cosecha":

Lo de lo huevos es porque también tenemos corral, que en verano se pone así de bonito:

En cuanto a los pimientos de padrón, otro día os enseño el resto de la huerta.

Pero volviendo al ataque de los tomates, deciros que han invadido la casa y una mañana te despiertas y te los encuentras a millares por todas partes!!!

¿Y qué hacemos con tantos? Pues los comemos a todas horas sin cansarnos nunca de ellos (en el desayuno con pan tostado y aceite, en la ensalada de la comida, en la cena tal cual o con aceite y sal o en ajo de pepino), también regalamos unos cuantos y el resto los envasamos al natural o fritos o los secamos al sol para el largo y frío invierno (de tomates insípidos).

16 comentarios:

mai dijo...

Hola Mar, como ves he estado al loro con tus tomates,el año que viene probaré con la invasión de cherrys que son agradecidísimos por lo que veo.
Tienes razón cuesta encontrar con el " tomate " pero para el año que viene me encargo yo de enviarte unas semillas de un par de clases que tenemos por aquí, que como decimos nosotros son " mamella de monja"y a ver que pasa.
Por cierto he llegado hoy de vacaciones con el zurrón cargado y he descubierto unos tomates por l´Empordà, en concreto en Begur ,que hoy hacían la "fira del Indiano" que les llaman "del Pebrot " ( del pimiento ) dulces y buenísimos,pero feos como un tiro.
Pronto te enseño mis conservas , estos dias voy a ver como estamos con los verdes para el " tomatat " tipo mermelada de tomate ideal para foie.
saludos.

Alfonso dijo...

¡¡¡Salmorejo!!!
¡Qué gusto tener un huerto y que gusto los tomates buenos!

Joana dijo...

Como me gustaria tener un huertito, pero solo tengo balcon aunque estoy tentada a plantar algo eh?

Besitos

Noema dijo...

¡Jo! ¡Qué envidia tomatera y tomatil! No sé si me puedo imaginar el sabor de los tomates que saben de verdad. ¡Estupendos! Un abrazo, ;-D

Ajonjoli dijo...

Hola Mar,

que envidia!! mi huerta aún tiene los tomates verdes, pero es que los planté en junio, claro. Lo de que les salgan rajas creo que puede ser porque les falte agua y de pronto les eches un montón. Pero seguro que tus padres saben más que yo!
Y eso de huertita, tienen una huerta bien maja tus padres!!! que maravilla, también tenéis calabacines, no?

Un beso.

calata dijo...

Hola Mar, otra vez por aquí, has probado los tomates morunos de Socuellamos?, tienen un aspecto más oscuro y son de una carnosidad y gusto exquisitos.
saludos Calata

Ibán dijo...

Pero vaya explotación latifundista, tú!!! Qué envidia y qué envidia. En casa este año hemos tenido un mini-huerto en el balcón con tomates, berenjenas, pepinos, lechugas y pimientos verdes. Ha sido una experiencia fantástica (sobre todo para mí que solo he tenido que comer), pero en el futuro creo que lo importante será hacer una buena selección de especies, ¿no? y buena variedad, como vosotros. Qué maravilla.

Capricornio dijo...

Que belleza de exposición y de huerta claro. Indistintamente de la calidad de los frutos obtenidos el tener una huerta, una sola planta vegetal o de frutos es toda una misión que deberiamos tener cada uno de los humanos.
Es tan gratificante hacer una limonada con frutos de tu patio y ensaladas con tus tomates! ah!!

Te felicito por el post, se aprende y se ilustra tan bonito que vuelvo a verlo de nuevo. Saludos

Inmaculada (Adi) dijo...

Cochina envidia me dás con estas tomateras... aunque no pienso quejarme porque yo, aunque muy pocos, también me he comido algún que otro tomate criado en casa.
De cualquier manera, siempre saben mucho mejor que los que compras, verdad?
A mi me han gustado sobre todo los del tipo Raf, mis favoritos.
Enhorabuena por la cosecha, tomates para todo el año seguro.
Besos.

Su dijo...

Madre mia que maravilla de post tomatero. Enhorabuena ojalá tuviera esas cantidades brutales con lo caros que estan los tomates...y lo que gustan en mi casa. Un beso

Irene dijo...

Hola Mar,como estas?
He vuelto de mis vacaciones y voy visitando poco a poco algunos blogs,y en el tuyo me encuentro esta maravilla de tomates!!que más quisiera yo, tener la mitad de la invación tomatera que tu tienes.
Que como dice Su,estan carisimos...
Preciosos tomates.

MUCHOS BESOS!

Sara dijo...

Tienes más razón que un santo.

Yo este año planté cherrys en la terraza... cundió poco, pero salieron de excelente calidad (eran de unos que compré hace un par de años que resultaron deliciosos).

He guardado semilla, y el año que viene, perfeccionaré!

Por cierto, te dejaré esta mañana un regalito en mi blog.

Besotes.

Sara dijo...

Por cierto! Por lo "profesional" de tu post, voto para que lo anexes a la edición de HEMC de este mes, que está dedicado al tomate!

Maria dijo...

Hola:
Gracias por la bienvenida...
Menuda tomatada... ¡Qué envidia!
Yo suelo tener tomates de la huerta de una de mis amigas. Pero este año no les han salido muchos, aquí no ha hecho tiempo para tomates. ¡Lástima!
Saludos

a.g.v. dijo...

A mi me parece más tesoro estos magníficos tomate que los, sin duda, riquísimos productos de la estrada anterior.

¡Quién los pillara...!

Besos.
Alberto.-

Anónimo dijo...

vaya, si eres de miguel esteban. yo tambien.