miércoles, 5 de marzo de 2008

Arroz con duz


Este postre de nombre y factura rústica se lo dedico al Monaguillo de la red en agradecimiento a la entradita que me dedicó.

Primero de todo decir que cuando servidora se fue del pueblo a la gran ciudad cual Paco Martínez Soria, no se atrevió a decir "duz" durante una década para no dar muestras de sus vergonzantes orígenes pueblerinos. Pero ahora que se ha (o sea, que me he) sacudido cualquier tipo de complejo y llevo la mancheguitud con más soltura que la fibra del desayuno, reivindico lo duz por encima de lo dulce a blog en grito.

Este postre es uno de mis preferidos. De pequeña, cuando lo preparaban en casa para Semana Santa, la última cucharada nunca lo era y sólo paraba de comerlo cuando me regañaban...

Arroz con duz

-1 vaso de arroz
-1 vaso de azúcar blanquilla (la normal de siempre)
-1/2 palo de canela en rama
-la piel de medio limón
-3'5-4 vasos de agua
-canela en polvo

Ponemos a cocer a fuego suave el arroz con el agua, la canela en rama y la piel de limón en un cazo o cacerola.
Cuando el arroz se haya quedado casi seco (debe estar bien cocido, blando pero entero), añadimos el azúcar y removemos bien, pero con cuidado de no romper los granos, para que se disuelva completamente y no se pegue al fondo del cazo.
Apartamos del fuego y dejamos reposar quince minutos.
Pasado este tiempo, ponemos el arroz en un recipiente hondo, que será en el que luego sirvamos, y le quitamos el palo de canela y la corteza del limón. Alisamos la superficie y espolvoreamos con la canela en polvo. Dejamos enfríar.
Cuando se haya enfriado del todo, la superficie tendrá un aspecto seco y duro, pero no os preocupeis, porque es así como debe quedar: por fuera una especie de "costra" mientras que por dentro estará jugoso y tiernito con una textura casi gelatinosa.
Podemos entonces taparlo con plástico film o aluminio para meterlo en el frigorífico. Si se condensan gotas de agua en esta "tapa", las eliminamos para que la superficie del arroz no se humedezca.
La mejor forma de disfrutarlo es bien frío, puesto que al no llevar leche, da una gran sensación ligereza y frescor.


A estas alturas de la receta estareis pensando: "Vale, arroz con leche sin leche, menudo misterio" sin embargo insisto en que lo probeis ya que el sabor es diferente (de hecho a mi me gusta infinitamente más así, con duz, pero claro, es que es un sabor de mi infancia y con el apego que le tengo yo a los recuerdos...)

Tradicionalmente el arroz con duz se presenta en plato hondo, de donde comen varias personas "a corte", es decir, cada cual con su cuchara retira su arroz del mismo sitio y en la misma dirección que el resto de la gente.

En esta foto veis cómo ha de quedar el grano: bien hinchado, blandito y seco pero entero y jugoso.



24 comentarios:

Ibán dijo...

OH! qué casualidad :) pues sí que estamos de arroz dulce! Este tuyo tiene pinta de tener muuuuuuuuuuuucha enjundia. No hay cosa peor que hacer arroz con leche (o sin ella, como en este caso) con arroz largo y lavado!!

Esto lo tengo que probar yo...ya me veo haciendo versiones...pojemplo, con pistacho y agua de azahar (o rosas)...o pasas y piñones...

Ana dijo...

Qué traviesa debías ser tú de pequeña!!!. Me encanta que nos traigas estos recuerdos. Es una buena versión para huir de la leche. He venido con plato hondo. Qué hago?. Me sirvo?
Un abrazo.
Ana

Bea dijo...

"Pos" yo no sabía eso del Arroz con duz... de hecho pensé que te habías equivocado al escribirlo.... arroz con dulce....ni sabía que se podía hacer el arroz con leche, con agua...que curiosos estos manchegos tú!!!!! Yo me compartía ahora mismito unas cucharadas contigo, así fresquito... con estos calores de 30 gradillos que tenemos hoy..... Un beso. Bea

Mar dijo...

Hola, Ibán!
Yo también tengo en mente hacer una versión con piel de naranja en lugar de limón y agua de azahar. Mmmmmmmmm, debe estar tan bueno!!!
Un saludillo.

Mar dijo...

Hola, Ana. Yo de pequeña era una santa, fue con la mayoría de edad cuando me "revolucioné".
No vengas con plato, que yo te doy el mío, porque el arroz con duz era un presente que se daba en las bodas y demás eventos importantes.
Un beso.

Mar dijo...

Hola, Bea.
Lo del arroz con duz, es decir, sin leche, se explica porque en la Mancha tradicionalmente el ganado era de cabras y ovejas, pero no de vacas, por lo que las recetas con leche son poco frecuentes (incluso se consideraba un alimento para los enfermos, casi una medicina). La de oveja se usaba principalmente para ese queso tan rico que es el manchego.
Que sepas que te toca hacerlo y que me digas qué te ha parecido...
Un saludete.

Su dijo...

Pues mira que rico...y el grano bien gordote...como a mi me gusta...Un beso Mar.

Inmaculada (Adi) dijo...

Tengo que confesarte avergonzada que he pasado 12 años viviendo en Talavera de la Reina antes de venirme a Mallorca y nunca había oído lo del arroz con duz... pero ni pajolera idea.
Nunca es tarde para aprender algo y si encima es una receta de arroz dulce, mejor que mejor. Se la voy a soplar a mi contrario que es el que prepara el arroz con leche en esta casa, para que haga la variación manchega que nos das. Y cuando se lo diga a mi hijo, "fan" del arroz con leche donde los haya, batirá palmas con las orejas, él siempre está dispuesto a probar nuevos postres.
Me encantan las recetas con "historia". Gracias.

Mar dijo...

Hola, Su.
Un arroz con duz del güeno, güeno, tiene que estar bien gordito y entero, para que se funda sin esfuerzo en el paladar.
Besos!

Mar dijo...

Hola, Adi.
Bueno, debe ser que mi pueblo es muy especial, porque el arroz con duz no lo conocen en el de al lado (que está a 20km) así que no te extrañe que en Talavera tampoco.
Espero que a tu hijo le guste, ya me contarás.
Un saludo.

la sopa gansa dijo...

Pero todavia esta aqui este arroz??
no os lo habeis comidoooo entre todas???
que pasaba por aqui para saludar y eso, que ya regresamos, y por ,lo que veo, la unica vaga del lugar soy yo....
un beso gordote
tere

Sara dijo...

Que rico el arroz "con duz"!

Tengo que confesar, no sin cierta verguenza, que yo no probé el arroz con leche (aunque el tuyo no la tenga) hasta... los 27. Y me encantó. A parte, contamos entre nuestras amistades más cercanas con un maestro de este postre!

Me encantan, también estos "palabros": yo me los sé en catalán (a puñados), y estoy ya adquiriendo algunos Leoneses (por mis suegros!).

Así que nada... tu sigue con tus "duz", y no dejes que se pierda ninguno por el camino!

Abrazos!

Mar dijo...

Hola, Tere!!
¿Qué tal esas vacaciones? Espero que descansando y divirtiendoos.
Un beso.

Hola, Sara!!
¿Qué tal vas con tu "pacificadora"? Me paso ahora mismo por tus tastaolletes para ver que nos has preparado.
Un beso muy grande.

regi dijo...

pues tiene una pinta....

Maria Eugenia dijo...

Muchísimas gracias, por fin encuentro medidas, yo le preguntaba a mi abuela cómo hacerlo y me las daba para hacer "media cacerola", pero -¿qué cacerola?, ¿qué tamaño? ¿Cuánta cantidad?, - pues media cacerola...- me respondía cargada de razón, aunque me tienes que resolver una duda, los vasos de agua, de 250 ml, ¿no?

Mar dijo...

Hola, Regi.
Si te parece que tiene buena pinta, espera aprobarlo...
Un beso.

Hola, Mari.
Da igual la medida del vaso, ya que es el mismo para medir el arroz y para el agua. Si es un vaso de 200ml, habrá una parte de arroz por otra de agua, si es de 300ml, seguirá habiendo una parte igual a otra.
No sé si me explico...

Monaguillo dijo...

muchas gracias por la dedicatoria mar... es un verdadero placer que te acuerde de mi con una de estas joyas!!

no conocia esta receta.... pero da por hecho desde ya mismo... que la perpetrare en mi casita en breve...!!!


ciaoooo y de nuevooo gracccccciiiias!

comoju - Cova dijo...

Cuando empecé a leer lo de Arroz con Duz, no entendía lo que ponías, pero ahora ya todo leído, me he quedado bien enterada, y como en la cocina no hay mejor cosa que el probar, habrá que hacer este arroz en lugar del arroz con leche

Un saludo

Mar dijo...

Hola, Monaguillo. Me alegrará enormemente que perpetres esta receta en tu cocina.
Un beso.

Hola, comoju-cova!!
Bienvenida al blog. Un saludo y espero que te guste este postre taaaaaaaaaaanto como ami.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Hola de nuevo Mar:
Que rato mas agridulce me estas haciendo pasar hoy. Arroz con duz...., en casa ya se perdió esta receta e incluso la palabra duz.
Mi abuela le ponía también castañas pilongas, así le gustaba a mi abuelo y se espolvoreaba con los restos de azucar-canela que sobraba de cubrir las torrijas.
¿Ahora entiendes lo del rato agridulce?
Gracias por traer a mi memoria tantos adormecidos que no olvidados recuerdos.
Seguiré otro día hasta terminar de leer tu blog.
Muchas gracias.
Rafael

Beatriz dijo...

Que recuerdos......... Mi abuela, de Tomelloso, lo hacia y me has traido muy buenos recuerdos. Me gustaria recuperar algunas recetas que ella tenia, aunque me faltan algunos datos. Todo es cuestion de investigar. Busco las recetas de unas galletas duras con azucar por encima de forma ovalada y con onditas. no se si me podras ayudar.

Gracias por los recuerdos culinarios.

Anónimo dijo...

Y el mostillo, hazles unos platos para que se queden "patidifusos"...

Douxcaramel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Douxcaramel dijo...

Me encanca Mar!! Yo que le lo conozco, mi madre lo prepara muy a menudo y me vuelve loca... Es una delicia!! Y el mostillo también!
Beatriz, tu abuela era de Tomelloso?? yo vivo en el pueblo de al lado, si tienes una foto, lo mismo puedo conseguirte la receta! Y siento mucho hablar en un post tan antiguo, pero ahora que llevo un tiempo fuera de casa, me entra una morriña....
Un saludooo!!