domingo, 2 de marzo de 2008

Cocina fácil para Diana: Sopa de pollo y abuelas timadoras



¿Quien no ha visto el anuncio en el que varias personas toman una sopa de tetrabrick y no paran de comentar que ese caldo es idéntico al de su abuela?
Y no sólo nos bombardean con ese anuncio de abuelas "timadoras", sino con otros muchos de sopas de sobre tan sanas y tan ricas que las familias las toman a diario, y de cubitos y pastillas de concentrado de carne, ave o verduras que se usan para dar sabor, "enriquecer", condimentar, etc.
Todos estos anuncios insisten en que son productos muchos más sanos que antes (cuando eran el colmo de azúcares, grasas y sal) y sobre todo, idénticos en sabor y cualidades a los naturales.
¿Os creeis esto último? Yo desde luego que no.
Leo en el envase de un litro de caldo de la abuela (timadora, timadora, timadora!!) que no contiene conservantes ni colorantes y que posee la siguiente proporción de ingredientes:

-2'2% de patata, zanahoria, puerro y cebolla.
-sal y almidón de maíz (no dice en qué cantidades)
-aromas: lactosa (¿vosotros la usais para vuestros caldos caseros?)
- 0'2% de aceite de oliva virgen extra
-0'2% de grasa y carne de pollo (¿¿¿¿¿cómo ?????)
-azúcar (vaya , tampoco dice en qué catidad...)
-extracto de levadura
-especias (no especifica ninguna excepto el apio)

Si sumamos las cantidades, vemos que el 2'6% del caldo de la presunta abuela son esas cacareadas verduras y pollo, mientras que...¿qué es el restante 97'4% del caldo?

Si yo hago mi caldo para sopa de pollo (la receta os la pongo en azul después de mi tocho-protesta) las proporciones que me salen son un 31'25% de pollo (huesos incluídos, ya que son los que más sabor dan), y 6'25% de verduras (yo no le pongo aceite), o lo que es lo mismo, el 62'5% restante es agua, sal y especias (3 bolas de pimienta de Jamaica)

En este punto, me gustaría decir que no discuto que estos productos no nos saquen de más de un apuro y de ahí su utilidad, pero lo que me horroriza y cabrea a partes iguales es que te los vendan como si fueran idénticos a los naturales y que se usen a diario en sustitución de éstos.
Pero es la tónica general en publicidad porque si os dais cuenta, ahora parece que para ir al baño, lo mejor y casi único es un yogur bifiguay ¿Y qué pasa con la fruta y la verdura de toda la vida como ciruelas (frescas o pasas)o espinacas que movían nuestros intestinos?
Para tomar fibra y adelgazar en 15 días, parece imprescindible desayunar y cenar (vaya rollo!!) unos cereales integrales durante ese tiempo, con lo cual sólo te queda la comida de medio día para hacerla variada y rica en verduras y frutas, y baja en grasas.
Para hacer una pechuga a la plancha más sabrosa, nos enseñan a usar unos cubitos concentrados de verdura y/o carne, como si no existieran las especias de toda la vida...

Yo hace años que no "enriquezco" nada mis comidas, o lo que es lo mismo, que no uso ningún tipo de pastilla de caldo o similar, y nunca nadie se ha quejado de que mis comidas sean insípidas.
Por otro lado, ya sé que el ritmo de vida que llevamos es endemoniado, y que lo último que le apetece a la gente que no disfruta con la cocina es meterse en ella a guisotear, pero si admitimos esta disculpa ¿qué va a ser de nuestra alimentación y nuestra salud?

El caldo de pollo que propongo se hace en 20 minutos en olla rápida, cunde muchísimo y nos sirve para sopas, arroces, purés y cualquier uso que le queramos dar. Merece la pena perder 30 minutos en prepararlo, sobre todo si tenemos niños o personas mayores a los que cuidar.
No nos dejemos comer el coco con productos que buscan el beneficio de una empresa bajo el reclamo de precios bajos y sabores que no hacen más que imitar (eso si, con gran pericia) a los naturales.
Por último, y no es por hacer publicidad, si realmente no teneis tiempo de preparar caldos caseros pero no quereis renunciar a ellos, os recomiendo esta marca que no usa concentrados, aromas, saborizantes, ni conservantes como podeis ver en sus envases. Eso si, son bastante más caros (el doble o triple) que lo hechos en casa.

Sopa de pollo

Para el caldo:

-1 k de carcasas de pollo (ó 1/2 ave con sus huesos)
-1/2 cebolla mediana
-2 ramas de apio
-2 zanahorias
-2 puerros
-un puñado de judías verdes (opcional, a mi me encanta el sabor que dan)
- 3 granos de pimienta de jamaica o negra o un clavo de olor
-sal al gusto (una cucharada rasa)
-2 litros de agua

Limpiar las carcasas de pollo del exceso de grasa. Ponerlas en una olla rápida o express con las verduras enteras y limpias, la sal y la pimienta. Cubrir con 2 litros de agua.
Poner a fuego fuerte sin cerrar la olla. Cuando comience a hervir, saldrá a flote una espuma que son las impurezas del caldo. Retirarla con una cuchara hasta que el líquido vuelva a ser transparente (esta operación es imprescindible si queremos un caldo límpido).
Cerrar la olla rápida y ponerla a la máxima presión.
Desde que empiece a salir vapor, cocer 20 minutos .
Pasado este tiempo, dejarla perder presión hasta que pueda abrirse. Probar de sal y añadir más si es necesario.

Si se hace en olla normal, añadir 2'5 litros de agua y desde que espumemos el caldo, dejarlo hervir a fuego suave al menos 2 horas.

Para la sopa de pollo:

-caldo de pollo
-zanahoria, puerro y judías verdes cocidas del caldo anterior
-pollo cocido desmenuzado (se saca de las carcasas cocidas)
-perejil picado

Sacamos las carcasas del pollo del caldo y las dejamos entibiar. Con las manos, les extraemos la carne y la desmenuzamos.


Trituramos las zanahorias, los puerros y las judías con el caldo. La mezcla debe quedar con consistencia algo más espesa que la del caldo, pero no de crema.
Ponemos de nuevo en la cacerola a calentar si se ha quedado algo fría. Añadimos el pollo desmenuzado y perejil al gusto.
Cuando humee, servimos en platos hondos.



Consejos y recomendaciones:

Para que esta sopa quede con más "sustancia" y sabrosa y para engañar a los pesaditos de turno que no comen verduras, trituramos éstas últimas con el caldo. Además, podemos ponerle unos fideos y huevo cocido picado.

También se puede triturar el caldo con el apio y la cebolla si queremos un sabor más potente en la sopa. En este caso es necesario colarla para eliminar las fibras del apio.

Si se quiere, podemos hacer una crema de verduras en lugar de una sopa. Para ello bastará triturar las verduras con menos cantidad de caldo. El líquido sobrante lo podemos usar para sopas de fideo ligeras, salsas, arroces, etc.

El caldo se puede congelar sin problema.
Si lo que queremos congelar es la sopa, es mejor no triturar el caldo con las verduras antes de meter al congelador sino cuando descongelemos y pongamos a calentar.

Por último, os pongo unas fotillos que parecen fruto del "Busque, compare, y si encuentra algo mejor, cocínelo":


El vaso 1 es el de caldo casero. Como veis, sin ningún tipo de colorante sale la mar de atractivo y más transparente que el 2, que es el de tetrabrick de la abuela.
La parte de arriba del caldo casero es la grasa del pollo. Para quitarla no tenemos más que meterlo al frigo y cuando ésta solidifique un poco por el frío, la retiramos con una cuchara.

El vaso 1 contiene el caldo casero mientra que el del 2 es éste mismo, pero con las verduras ya trituradas. La consistencia sigue siendo líquida, pero hemos logrado una mayor densidad y más sabor a la par que les hemos camuflado las odiadas verduras a algunos "indeseables".







18 comentarios:

Sara dijo...

Me gusta mucho más tu caldo que el de la "abuela timadora"... no soporto los caldos de "bote", no los aguanto, y cuando me apetece caldo todas las noches, con dedicar dos horas a la semana al caldo, y congelarlo en cómodos envases, se acabó lo que se daba.

Que gracia me ha hecho lo de las "abuelas timadoras", es un aspecto del anuncio que no había pillado, yo lo interpretaba como que el caldo estaba tan bueno, que se parecía al de su abuela... pero no! Las "abuelas timadoras", han conseguido "timarme" a mí!

Me ha gustado mucho este artículo (a parte del caldito)

Mar dijo...

Hola, Sara.
Qué bien verte de nuevo por aquí. Tienes toda la razón, merece mucho más la pena invertir dos horas a la semana en hacer caldo casero que comprarlo "prefabricado".
Además, con lo fácil que es congelarlo y tenerlo en un pis-pas listo para comer en cualquier moemnto.
Un saludo.

Roxana dijo...

Yo he hecho así caldo de pescado. ¿Lo puedo congelar?
Por cierto, ayer por la noche hice tu receta del Melton Mowbray pie. Lo tengo en casa esperando a ser probado... olía a Inglaterra.

Mar dijo...

Hola, Roxana.
Cualquier caldo se puede congelar sin ningún problema, para así luego usarlo en cualquier momento.
Incluso una vez que lo tengas colado, sin espinas ni nada, puedes reducirlo y concentrarlo hirviendolo hasta que se evapore la mitad del líquido para que ocupe menos volumen en el congelador.
Espero que os guste la Pork Pie.
Un saludo.
Mar

Inmaculada (Adi) dijo...

Pues si señora, tienes toda la razón del mundo, al pan, pan, y al caldo casero, caldo casero.
Y hablando de abuelas timadoras, mejor no acordarnos de los "platos tradicionales" de la cocina española como las fabadas asturianas, cocidos madrileños y demás especies... horripilantes como el año de la reina Isabel de Inglaterra.
Está claro que como en casa, en ningún sitio.
Un beso.

Mar dijo...

Hola, Adi.
Yo cada día soy más crítica con la publicidad de la tele. Nos venden cosas irreales que sólo benefician a los bolsillos de algunos...
Hasta estoy pensando en hacer una lista de aquellos que más nos "timan"...
Un saludo, Adi.

Sara dijo...

Yo he preparado caldo de pescado, y congelado para hacer luego un arroz o una sopa, y queda tan estupendo como el de pollo.

Palabrita!

Roxana dijo...

Hola, Mar. Gracias por los consejos. Tendrías que hacer sin falta esa lista de grandes productos timadores. Por cierto, el pork pie está delicioso. De muerte.

Ibán dijo...

Una sola frase: dime de qué presumes, y te diré de qué careces.
¿Tú crees que a los buenos productos hace falta hacerles publicidad?, ¿Alguien te tiene que explicar lo que es una buena pieza de carne?, ¿lo que es un pescado que está fresco?, ¿lo que es un pan natural? pos eso.
Me encantan las comparativas caseriles :)

Ah, yo soy un acérrimo enemigo de los cubitos...son algo maligno, perverso, deberían erradicarse, como el doblaje de las películas :P ...pero bueno, es que yo soy un tioteorías...¡sigue así!

Mar dijo...

Hola, Ibán. Como ves, yo también tengo mi poquito de tiateorías, sobre todo con los caldos y pastillas a base de concentrados...de hecho creo que la gran manía que les tengo me viene de cuando una compañera de piso en lugar de cocer la pasta la "enriquecía" con ese asquerosito sabor. Puaj!!! No había manera de disfrutar del rico y puro sabor de la pasta, el ajo y el aceite de oliva.
Un saludo.

Ana dijo...

Hola Mar, tampoco yo enriquezco mis comidas, son ya lo bastante ricas jajajaja.
Si me veo muy apurtada echo mano de algún cubito pero biológico como el que puse en uno de mis posts en legumbres, pero lo menos posible.
Me ha encantado tu artículo porque lo tuyo son verdaderos artículos. Me llama la atención que tu caldo no lleva patata, tus razones tendrás. Suelo hacer uno muy parecido con pava pero este que nos pones lo voy a probar al pie de la letra porque nunca he puesto especias a un caldo y menos pimienta. Así que me llevo copia.
Por último una preguntita de informática: cómo haces para linkar cuando estás escribiendo el artículo la palabra "marca" y que te salga la sopa de Aneto?.
A nosotras nos queda el consuelo de que no tuvimos abuelas timadores y tampoco lo seremos para nuestros nietos, a que sí???
Un beso.
Ana

Mar dijo...

Hola, Ana.
No he usado patata porque me gusta más el sabor que dan al caldo las judías verdes.
En cuanto a cómo hacer que una palabra sea un vínculo a otra página, te explico:
En blogspot, cuando estás editando una entrada, tienes una serie de simbolitos en la parte de arriba del cuerpo del texto que estás escribiendo, como la fuente, el tamaño de letra, mayúsculas, cursivas, etc. El sexto símbolo (después de los diferentes colores de las fuentes)sirve para ello. Una vez que tengas hecho el texto de la entrada, seleccionas la palabra que quieras "linkar" con el botón izdo. del ratón. Haces entonces click en el sexto símbolo y te saldrá una ventanita donde incluyes la pa´gina web que quieres enlazar. Ahí debes de poner la dirección completa, vale?
Prueba a ver si puedes. Si no, vuelve a preguntarme.
Un beso.

Su dijo...

Ahi me has dao...como dice otro anuncio, ya puestos con la publicidad. Verdaderamente y mira que he puesto interés por si esporadicamente me sacaba de algún apuro...y un día compré de los que ofrecen , pues uno que me parecía por el precio-era carito- que podia ser comestible...que brebaje Dios Mio, que olor al calentarlo. Mira que yo no tiro nada, y cuando digo nada es nada, y no pude ni aprovecharlo. El caldo que planteas es maravilloso y resucita a un muerto. Enhorabuena
Un beso

Ana dijo...

Gracias Mar, eres mi Maestra en informática, soy negá.
Un beso.
Ana

Mar dijo...

Hola, Su.
A mi me pasa lo mismo, no me gusta nada ese sabor, por eso prefiero ponerme manos a la obra y hacer algo casero en un periquete...
Un saludo.

regi dijo...

jo que bueno con el frio que hace hoy y lo que me duele la garganta...

Noema dijo...

Completamente de acuerdo, EN TODO. Yo aprendí de mi madre que caldos en tetrabrick, pastillitas, o cualquier otro camuflaje que lleven, na de na. ¡Hagamos un manifiesto anti abuelas timadoras! jeje

Un abrazo, :-D

Cocco dijo...

Totalmente de acuerdo en tu indignación y denuncia. Hace años que erradiqué de mi cocina cualquier pastilla o caldo brick, que nunca los usé mucho la verdad... Pero po eso de por si un día un apuro tenía alguno por guardado. Pero el sabor no es el mismo, si te acostumbras a lo natural de verdad de toda la vida, especias y cocciones lentas, luego descubres el sabor falso en las comidas que tienen pastillas o caldos de abuelas timadoras!
Un asco, vamos.
Un abrazote desde el caribe azul,